0

¿Cirugía capilar? Lee esto antes de hacerla

Nuestros cuerpos no han sido diseñados para ser simétricos ni desde luego perfectos. Sin embargo, hay algunos atributos que pueden desentonar mucho en algunas personas, provocando en éstas estrés e inseguridades. Una de ellas, aunque no lo parezca, es la presencia de una frente grande. En el post de hoy vamos a hablar de la cirugía para reducir la frente, conocida en el mundo de la medicina capilar como el avance de la línea capilar o frontoplastia de reducción. Es una técnica que se lleva a cabo a menudo en mujeres más que en hombres y que tiene como fin reducir la distancia entre las cejas y el comienzo del cabello.

¿Debería reducir mi frente?

El rostro humano se divide en tres tercios: de la frente a las cejas, de las cejas a la nariz y de la nariz a la barbilla. Las proporciones ideales se darían si los tres tercios fueran del mismo tamaño.

Sin embargo, cuando el tercio superior supera en unos centímetros el tamaño de los otros dos es cuando las personas se plantean el cambio estético. Por lo general, cambiarse el peinado es suficiente, pero hay casos en los que la persona decide atajar el problema de raíz. Una frente excesivamente amplia se asocia inconsciente con una edad mayor a la que tiene la persona.

¿Seré entonces una buena candidata? Una buena candidata para este tipo de cirugía es la persona que ya desde su nacimiento presenta una línea de pelo muy alta y que no tenga antecedentes directos de alopecia femenina en su familia.

¿Cómo se realiza una frontoplastia de reducción?

En primer lugar hay que asegurarse de que la complexión de la frente cumple con los requisitos, que está en buen estado y es lo bastante flexible. Tras haber diseñado cómo será la operación y cuánto se avanzará la línea capilar, se aplica una anestesia local y se le da al paciente una leve sedación.

Para reducir la frente se puede proceder de dos formas: o se realiza un trasplante capilar o se estira la piel del cuero cabelludo y se baja unos centímetros. Los trasplantes son menos comunes para este tipo de cirugía debido que los efectos son tardíos y la forma de la frente puede no quedar muy natural.

Para realizar la frontoplastia se hace una incisión a lo largo de la frente con un bisturí de un calibre muy fino. El corte se hace en bisel para facilitar después la unión de la piel y evitar perder cabellos en el proceso. La piel sobrante se retira y se sutura la línea del cabello con el corte inferior.

Todo el proceso no suele durar más de dos horas y siempre se aplican anestésicos contra el dolor. Tras acabar la cirugía no es necesario drenar la herida ni cambiar el vendaje hasta el momento en que el paciente vuelva a la consulta del doctor a retirar los puntos, aproximadamente una semana después. El especialista será el que establezca cuáles son los cuidados posoperatorios que deberán llevarse a cabo para evitar una mala cicatrización o una infección. Pasados los 6 meses, y si todo ha ido correctamente, la cicatriz pasará totalmente desapercibida.
Resultados de una cirugía para reducir la frente

Los resultados de una frontoplastia son inmediatos. Salvando el hecho de que la piel estará inflamada y enrojecida por la operación, la reducción de la frente se puede apreciar desde el momento es que se retiran los vendajes. Por lo general, el avance de la línea capilar es de entre 1,5 y 3 centímetros.

loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *