0

Transplantes y otros tratamientos para la caída del cabello

Hoy vamos a dedicar este post a hablar de los trasplantes y tratamientos capilares haciendo un pequeño resumen de cuáles son las opciones que en la actualidad se ofrecen a las personas que sufren algún tipo de alopecia, ya sea alopecia androgénica o androgenética, alopecia areata, alopecia difusa, etc.

Cualquier persona que sufre o ha sufrido de alopecia ya conocerá la mayoría de estos términos. La alopecia es uno de los problemas estéticos que más preocupan hoy en día a las personas, sobre todo a los varones. El porcentaje de hombres que sufre alopecia androgénica, que es la más común de todas las calvicies, llega al 70%. Así pues, dado que este problema capilar aflige a tantas personas, este post vamos a centrarlo en explicar qué opciones se nos presentan de cara a resolver la alopecia. En la mayoría de los casos, a menos que la situación física de la persona esté en contra, cualquiera de estos tratamientos capilares pueden ayudar enormemente a fortalecer la autoestima de las personas.

Mientras que esta publicación es una mera recopilación de información, en posts futuros iremos ampliando cada tema en profundidad para no dejar cabos sueltos. En primer lugar, aclarar que, en cuestión de tratamientos de restauración capilar, podemos hablar de una división en dos tipos según el nivel de cirugía necesaria para llevarlo a cabo:

Los trasplantes capilares. Los trasplantes capilares son 4 y requieren un mayor o menos grado de cirugía en el paciente. Sus efectos son prácticamente inmediatos (salvando los tiempos de recuperación y crecimiento del cabello) y duraderos.
Los tratamientos capilares. Los tratamientos capilares contra la alopecia son 3 y se diferencian de los trasplantes en que requieren solo una levísima cirugía (que prácticamente no se podría considerar como tal) y ninguna. Se recurre a los tratamientos en casos de principio de alopecia, alopecia muy leve o como tratamiento complementario a los trasplantes capilares para afianzar o potenciar los resultados de los mismos.

Como hemos dicho, los trasplantes capilares que se practica hoy en día son cuatro:

1) El Trasplante FUE o Extracción de la Unidad Folicular (del inglés Follicular Unit Extraction). Este tipo de cirugía de la restauración capilar es el más común de todos, el que más habitualmente se practica por su eficacia y el bajo nivel de invasión en la piel. Consiste básicamente en in extrayendo uno a uno los folículos capilares sanos de zonas con una gran densidad capilar para posteriormente analizarlos detenidamente y recolocarlos en la zona afectada por la calvicie.

2) El Trasplante FUT/FUSS o Técnica de la Tira (del inglés Follicular Unit Transplant o Follicular Unit Strip Surgery). Este segundo tipo de cirugía de restauración capilar es también común y los resultados son igualmente eficaces. La diferencia principal es que, antes de trasplantar los injertos capilares, se procede a retirar mediante cirugía una tira de piel de la zona sana y densa del paciente para retirar todos los folículos. Se consigue un mayor número de folículos intactos y sanos, aunque se queda una leve cicatriz de la zona de la que se ha extraído la piel.

3) Avance de la Línea Capilar. Tal como el nombre de esta técnica indica, este trasplante está pensado para aquellas personas con una línea capilar muy alta que quieran reducir el tamaño de la frente. La cirugía consiste en trazar una línea en el borde del pelo y estirar un poco la piel para coserla más abajo. Requiere una cirugía un poco más intensa que un trasplante de folículos, pero a la vez es increíblemente efectiva y natural.

4) Técnica de la Expansión del Tejido Capilar. Este trasplante es un poco diferente a los demás y requiere de una cirugía mayor. Los resultados son naturales pero el proceso para llevarlo a cabo es más largo. Se utiliza principalmente para las zonas de la frente y la coronilla. La cirugía consiste en introducir en las capas intradérmicas del cuero cabelludo unos globos de silicona que permanecen intactos unas semanas dando de sí la piel cubierta de cabello. Pasado un tiempo se extraen y la piel se reimplanta sobre una zona cercana que está más despoblada.

Los tratamientos capilares suelen utilizarse de forma complementaria a los trasplantes capilares para ayudar a un crecimiento más sano y fuerte del cabello y más empleados hoy en día son:

1). La Mesoterapia Capilar. Este tratamiento sirve para fortalecer desde la raíz a los folículos pilosos y frenar la caída del cabello. El procedimiento se lleva a cabo con una anestesia muy leve y consiste en unas microinyecciones subcutáneas en el cuero cabelludo para introducir sustancias cargadas de enzimas, vitaminas, aminoácidos, Plasma Rico en Plaquetas, etc., que al no ser ingeridos oralmente no pierden eficacia y actúan mucho más rápido. La mesoterapia puede utilizarse para diferentes zonas del cuerpo para tratar otras afecciones que no sean la caída del cabello. Por ejemplo, es habitual recurrir a la mesoterapia para eliminar la celulitis o para reducir las arrugas de la cara. La mesoterapia se puede llevar a cabo con un pistola, con jeringuillas o con un roller.

2) La Terapia Láser Anticaída. El láser anticaída es uno de los últimos avances en cirugía de la restauración capilar y consisten en utilizar un láser de baja frecuencia y la tecnología LED para realizar sobre el cuero cabelludo un tratamiento de foto-estimulación que mediante la radiación directa de los folículos pilosos regenera la raíz del cabello a nivel celular y favorece su crecimiento a la vez que reduce la caída.

3) La Micropigmentación. Finalmente llegamos al último de los tratamientos capilares que es la micropigmentación capilar. Este tratamiento consiste en aplicar pigmentos de un color similar al del propio cabello sobre el cuero cabelludo para dar sensación de densidad capilar. De esta forma se “colorean” zonas en las que haya un clareamiento capilar para simular una mayor cantidad de cabellos. Se suelen aplicar este tratamiento en el tiempo entre que se realiza el trasplante capilar hasta que el pelo trasplantado finalmente crece y también habitual en personas con una densidad capilar nula o una alopecia total. Los resultados, aunque efectivos, desaparecen en el plazo de dos años.

loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *